Creo que esta pregunta se la hace la mayoría de la gente que elabora jabón natural, alguna vez a lo largo de su proceso de aprendizaje. Ya hace unos años que empecé mi aventura cosmética y como muchas otras personas de éste mundillo comencé confeccionando jabones; primero jabones “melt & pour” y más adelante jabones naturales en proceso de elaboración en frío. Comencé casi por casualidad y si me apuras por accidente, pero una vez iniciado el camino, mis ganas de tener un conocimiento asentado, fiable y correcto se hicieron palpables.

Después de algún que otro curso fallido, encontré la Escuela de Marcela Burgos y su curso de Jabones de Nivel Avanzado, donde aprendí a elaborar jabones preciosos, naturales y saludables. También aprendí y sigo aprendiendo (porque esto más que otra cosa es un aprendizaje constante y en evolución ;)),  a hacer una selección adecuada de los aceites, macerados, aditivos, ingredientes y colorantes naturales. Este curso no solo me encantó por su calidad, si no también por su claridad y profesionalidad.

Déjame contarte porque creo que es importante tener unos conocimientos básicos a la hora de elaborar jabones naturales:

¿Por qué es importante elaborar y formular de forma correcta un jabón artesano?

Cuando digo correcta, no me refiero a que haya una forma única e ideal de elaborar una barra de jabón, me refiero más bien, a que es bueno tener unos conocimientos básicos que te permitan crecer y hacer más asimilable el aprendizaje que adquieres con la experiencia. Como dice Marcela, hay que experimentar sin miedo a equivocarse, solo así se aprende y se evoluciona…

Pero déjame darte otras razones por las que creo que es aconsejable formarse:

  1. Ácidos Grasos

    Para conseguir una barra de jabón bien equilibrada en ácidos grasos, ni excesivamente dura ni demasiado blanda. Si queremos una pastilla de jabón que tenga dureza, debemos elegir aceites ricos en ácido palmítico tales como el de palma (no es mi primera opción), coco, baobab, espino amarillo, manteca de aguacate e intentar que estos aceites estén entre un 20 y 60% de la formula total. Si queremos añadir burbujas debemos elegir aceites ricos en ácido laúrico tales como el aceite de coco, murumuru, babassu, albaricoque y utilizarlos entre un 20 y 30%. Para una super emoliencia tenemos el aceite de oliva por excelencia rico en ácido oleico que además aporta mucha dureza y se puede utilizar hasta un 100% de la formula.

  2. Elección de ingredientes.

    Añadir correctamente y en el porcentaje correcto los ingredientes naturales que deseemos utiizar,  aunque no parezca importante, es crucial. Añadir un porcentaje alto de tintura  o de algunos aceites esenciales puede acelerar la traza hasta el punto de no poder volcar la mezcla en el molde; un porcentaje elevado de arcillas puede resecar el jabón en exceso; un porcentaje alto de fruta o verdura puede crear moho en el jabón con el tiempo, utilizar uno o otro aceite determinará la emoliencia, dureza, durabilidad del jabón resultante, no diluir bien y en el solvente correcto los colorantes puede producir grumos en el jabón, etc, etc…

  3. Extractos botánicos y aromaterápia

    Aprovechar al máximo las propiedades de los aceites y extractos botánicos es quizás desde mi punto de vista el objetivo de un buen jabón, en especial si queremos personalizarlo basándonos en necesidades y prefencias.

  4. Técnicas

    Conocer y usar de forma correcta las diferentes técnicas que podemos emplear a la hora de elaborar el jabón es importante de cara al toque final que queramos dar a la pastilla de jabón, especialmente si en mente está su comercialización..

  5. Indice de saponización

    No excederse con la sosa  dando lugar a jabones agresivos con nuestra piel que pueden producir rojeces, irritaciones o dermatitis especialmente si se usan en la limpieza facial. y aprender a sobreengrasar para dar más suavidad y emoliencia.

  6. Sobreengrasado

    Aprender a  dar más suavidad y emoliencia sin sobrepasar el % recomendado para no dar lugar a jabones que no cuajan.

  7. Uso de antioxidantes

    Evitar que el jabón se deteriore debido a la oxidación, hidrogenación o lipólisis eligiendo una correcta combinación de ácidos grasos y, en su caso, el uso de un antioxidante.

  8. Seguridad

    Hay que contar con un equipo básico y adecuado que nos permita trabajar sin miedo a lastimarnos ni a deteriorar nuestro jabón.

     

Si esta aportación te ha parecido interesante no dudes en apuntarte a los cursos de Marcela (de la que sigo aprendiendo!!!),  o también puedes apuntarte a mis talleres presenciales a partir de OCTUBRE. Si no puedes esperar puedes comenzar con esta receta básica que te doy en Manos a la Obra. En cualquiera de los casos vas a estar en buenas manos…

¿Te animas a comenzar tu aventura?

Apúntate a mi lista y recibe gratis "un pequeño libro de recetas"

 

Descárgate ahora ¡mi Ebook gratis! con una pequeña selección de recetas muy sencillas y útiles para elaborar preferiblemente con ingredientes ecológicos.

Enhorabuena, te has suscrito correctamente. Permanece atento a tu bandeja de entrada...