Cuando llegan estas fechas siempre estoy con la misma cantinela: no compres más de lo necesario, recicla todo lo que puedas, reutiliza al máximo, HAZ TUS PROPIOS REGALOS

Y que mejor manera de regalar algo distinto, sencillo, único y con un valor añadido que elaborarlo tu misma, ya sea una bufanda, un pastel, un peluche, cualquier cosa cargada de sentido vale, tienes todo un sinfín de posibilidades para lucirte y llenarlo de amor y encanto hacía esa persona a la que va dirigido.

La Cosmética Natural te da la posibilidad de crear regalos ideales para estas fiestas y, es por eso, que hoy quiero darte una idea que puede ayudarte en tu elección ¿Te imaginas que puede ser? Pues a continuación te lo desvelo…

 

Exfoliante corporal o facial

Un exfoliante personalizado se puede convertir en el regalo ideal  de estas Navidades, tanto si lo has hecho antes como si no, hoy te voy a explicar como hacer un exfoliante natural con una receta base que podrás personalizar y modificar según tus preferencias o necesidades. Pero antes…

 

¿Para qué sirve un exfoliante?

Los exfoliantes se utilizan como primer paso en la rutina de belleza para limpiar impurezas, maquillaje y células muertas de la piel. Suele estar compuesto de dos partes, una compuesta con ingredientes secos y otra con ingredientes líquidos, ue se mezclan entre sí para dar forma al producto. Cuando hagas un exfoliante elije si vas a hacerlo facial o corporal, ya que la piel del rostro es mucho más delicada que la de resto del cuerpo. Te damos unos consejos antes de ponernos con la formulación.

 

Consejos:

  • Las partículas exfoliantes deben ser distintas para la cara que para el cuerpo.
  • Si utilizas azúcar, intenta usar una que sea integral ecológica, el resto al estar procesadas han perdido los minerales, vitaminas y ácidos que de forma natural se encuentran en el azúcar. Mi elección personal es la Panela.
  • Si las partículas exfoliantes elegidas son demasiado duras, debes triturarlas previamente para que no dañen la piel, especialmente si las vas a utilizar para el rostro.
  • Utiliza siempre un % de aceite de coco, mantendrá las partículas en suspensión. En países donde hace calor, el aceite de coco no permanece sólido, en este caso existe la posibilidad de hacer hacer un exfoliante emulsionado, con una cera emulsionante o autoemulsionate, y utilizar los aceites que desees.
  • Evita las mantecas y la cera de abeja ya que son difíciles de enjuagar.
  • No añadas glicerina, ya que es un ingrediente hidrófilo (afinidad con agua) y el exfoliante está compuesto por ingredientes lipófilos (afinidad con aceites), no hay sinergia entre ellos a no ser que se añada un emusionante. Si queremos añadir ingredientes con afinidad al agua, es aconsejable hacer otro tipo de exfoliantes, tipo gel.
  • Utiliza plantas y flores secas en polvo, ecológicas, de buena calidad y que aseguren su procedencia.
  • Evita utilizar arcillas, son muy difíciles de conservar y las bacterias proliferan muy fácilmente una vez se humedecen. si lo haces debes usar un conservante de alto espectro.
  • Si el producto va a estar en contacto con agua o humedad, debes plantearte el uso de un conservante natural. De hecho es recomendable añadirlo, ya que lo más probable es que la persona que lo use lo toque con las manos mojadas o lo deje abierto y se vea afectado por la humedad del cuarto de baño.
  • Utiliza siempre una espátula para sacar el producto del envase y así contaminarlo lo menos posible.

 

¿Cómo usarlo?

Muy sencillo…pon un poco del producto en la manos y masajea con movimientos circulares muy suaves sobre la piel previamente humedecida. Enjuaga, seca e hidrata. Repite dos veces en semana si haces uno corporal y una vez en semana si haces uno facial.

 

Formula general:

  • Particulas exfoliantes  40-60%
  • Aceites  20-40%
  • Extracto en polvo 1-10%
  • Antioxidante  1-2%
  • Aromaterapia (AE)  1-2%
  • Conservante 0.5-1% (dependiendo de las recomendaciones de tu distribuidor)
  • Cera emulsionante o autoemulsionante 0-5% (opcional)

 

Procedimiento:

  1. Mezcla todos tus ingredientes secos
  2. En un recipiente separado, mezcla tus aceites y demás ingredientes líquidos
  3. Junta ambas mezclas, envolviendo muy bien hasta que quede una mezcla uniforme
  4. Envasa y etiqueta con fecha e ingredientes
  5. Si decides emulsionar tu exfoliante, puedes calentar los aceites que no sean sensibles al calor con el % elegido de cera emulsionante de tu preferencia. Una vez derretida añade el resto de aceites y mezcla con los ingredientes secos. Remueve hasta conseguir una pasta uniforme.

Inspiración/personalización:

Llega la parte más divertida pero también la más fascinante, ya que aquí es donde se plasma el trabajo previo de investigación de ingredientes, preferencias, gustos, beneficios terapéuticos y un largo etc que harán que tu exfoliante sea especial.

Crea tu propia receta

Da el paso, y empieza a crear tu propia receta, un exfoliante es un producto sencillo de diseñar y elaborar. Yo por ejemplo, he he hecho un exfoliante para tratar la celulitis y la piel de naranja. He empleado aceite de almendras infusinado con centella asiática y cola de caballo. He añadido chrorella como extracto botánico en polvo, azúcar como partícula exfoliante y he utilizado la combinación de aceite esencial de geranio, pomelo y cedro del atlas. Además de eliminar las células muertas, ayudando a mejorar la celulitis y la piel de naranja, usado en las piernas mejora la circulación y puede ayudar a combatir la retención de líquidos. Como ves, un producto ganador que puedes adaptar fácilmente.

 

Dudas y preguntas

Tener dudas y preguntas es un buen síntoma, quiere decir que de alguna forma estás experimentando, estás practicando…y esa, amiga mía, es la única manera de avanzar. Pero para ponértelo un poco más fácil, a continuación te doy respuestas a algunas de las que yo me hice cuando empecé a hacer exfoliantes:

Si el exfoliante te queda muy líquido, necesitas ajustar el ratio de partículas exfoliantes, seguramente no has puesto las suficientes, sube el porcentaje. Por el contrario si el exfoliante queda muy espeso o pegajoso, debes revisar que tipo de aceites has puestos y/o si has puesto demasiadas particulas exfoliantes.

Si añades sal en vez de azúcar, como partícula exfoliante, puede que no quede suspendida o puede que se vaya directamente al fondo. Pero también puede que se disuelva por el calor, y de lugar a una separación del producto. En este caso puedes probar la opción emulsionada.

Espero que estos consejos te sirvan de ayuda para empezar a crear preciosos regalos de Navidad, hechos por tí y cargaditos de amor 😘😘😘

Como siempre, aquí estamos para cualquier consulta que queráis hacer, duda o propuesta…

¿Qué exfoliante vas a regalar estas Fiestas?

 

 

Apúntate a mi lista y recibe gratis "un pequeño libro de recetas"

 

Descárgate ahora ¡mi Ebook gratis! con una pequeña selección de recetas muy sencillas y útiles para elaborar preferiblemente con ingredientes ecológicos.

Enhorabuena, te has suscrito correctamente. Permanece atento a tu bandeja de entrada...