Hoy te contamos como utilizar Sucragel para elaborar un limpiador facial que se convierte en leche en contacto con el agua y que deja tu piel radiante e hidratada. Había oído maravillas sobre la versatilidad de este emulsionante y sinceramente le tenía muchas ganas. A continuación te cuento mis aventuras y desventuras en el lab con esta joyita…

Este emulsionante te permite crear una gran variedad de formulaciones, yo en esta ocasión he creado un limpiador en gel que instantáneamente se convierte en leche en contacto con el agua, necesitaba un limpiador y hace tiempo que veo que este tipo de producto se está introduciendo en el mercado de la cosmética natural con fuerza, así que quería experimentar en mi propia piel su efecto.

Quizás, el que sea un producto que marca tendencia no te parezca suficiente reclamo para probarlo, por eso te voy a dar unas cuantas razones que van a hacer que cambies de opinión:

  1.  El gelisucre es 100% natural, basado en la química del azúcar, compuesto solo por aceite de almendras, glicerina, agua y laurato de sacarosa
  2.  Además de emulsionante, actúa también como agente espesante para aceites
  3.  Es perfecto para hacer limpiadores en gel
  4.  Indicado para pieles maduras, secas y sensibles
  5.  No necesita conservante en formulaciones que no lleven agua

FORMULACIÓN:

La formula que te ofrezco a continuación es una formula base, es decir, una con la que puedes empezar a experimentar. Se creativ@, elige tus ingredientes de acuerdo a la formulación que quieras crear, tipo de piel, necesidades de la misma, etc, prueba hasta conseguir la formulación deseada y que más se ajuste a esos parámetros.

Limpiador Gel a Leche:

A   Sucragel                                            20-25%

B   Aceites                                              70-75%

C  Extractos liposolubles                      0-5%

C  Antioxidante (Vitamina E)                0.1-0.5%

D Aceites Esenciales                             0-1%

MÉTODO DE ELABORACIÓN:

  1. Pesa el Sucragel en un vaso de precipitado
  2. Añade gradualmente y en pequeñas dosis el aceite, muy poco a poco. No dejes de remover. Asegúrate de añadir el aceite al sucragel y no al revés. Se recomienda utilizar una batidora para mezclar bien, yo lo he hecho a mano y me ha dado muy buen resultado, eso sí al día siguiente tenía agujetas en el brazo 😉
  3. Añade extractos y luego antioxidante. Remueva bien para integrar.
  4. Por último, añade aceite esencial y mezcla bien.
  5. Envasa y etiqueta.

PRODUCTO FINAL:

El gel resultante me ha sorprendido gratamente. Es suave y sedoso, con una textura espesa y cremosa, con tonalidades amarillo-dorado casi transparente que lo hace un producto visualmente muy atractivo e interesante.

Definitivamente voy a volver a utilizar Gelisucre en mis formulaciones…y tú, ¿te animas a utilizarlo?. Cuéntanos tus experiencias…

Apúntate a mi lista y recibe gratis "un pequeño libro de recetas"

 

Descárgate ahora ¡mi Ebook gratis! con una pequeña selección de recetas muy sencillas y útiles para elaborar preferiblemente con ingredientes ecológicos.

Enhorabuena, te has suscrito correctamente. Permanece atento a tu bandeja de entrada...